martes, 19 de febrero de 2008

Inentendible

Nunca voy a entender esa puta enfermedad. Ni que se ensañe con gente tan joven.

Bronca, enojo e impotencia. Y algo de tristeza, también.

No hay comentarios: