miércoles, 16 de abril de 2008

En 6 meses, soy esto

Ahora siempre quiero viajar sentada, y leo en el transporte público. No odio tanto a los viejos como a los drogones. Me acostumbré a que nadie me pida permiso, a que me empujen, a que me miren, a que me griten, a que me ignoren. Voy por la calle sabiendo que estoy sola, y que si algo me pasa nadie sabe ni mi dni. Tomo lattes con más frecuencia de lo que comía Havannas. Tengo un bonito celular y no tengo trabajo. Duermo con un león y una muñeca o con el gran amor de mi vida, dependiendo del día. La proactividad me rompe las pelotas. Sigo caminando mucho pero no lo disfruto tanto. Pude ir a la feria Puro Diseño. El olor a porro me descompone y vomito con frecuencia. Hablo menos que hace un año. No dibujo, ni cocino, ni tejo, ni coso, ni diseño. Tengo un locker amarillo sin candado del cual siempre me faltan cosas. Sigo con la ropa en la valija. Paso un par de días sin comer y me pesa cuando me canso rápidamente o cuando veo un plato de comida. Otra vez no festejé mi cumple. Me duele el hombro porque mi mochila pesa mucho más allá de Los Miserables. Nunca voy a terminar mi carrera. Perdí la cuenta de las veces que me robaron. Escuché más música en un año que en una vida. Lloro muy seguido. Algunos días extraño a mi hermano. Me escapo con burbujas o en las páginas de mi libro. No dejo de conocer lugares, no todos son lindos. Creo que un trabajo de campo en esta ciudad debe ser delicioso. No confío en nadie. Paso de la euforia a la tristeza contínuamente. Metí en el freezer mis ganas de practicar taekwondo. Para los que quedaron a cuatrocientos kilómetros, siempre está todo bien. Necesito a mi gato. Los abrazos me siguen llenando el alma. Me sacan los imbéciles que se suicidan a lo bestia; Alfonsina, al menos, tuvo poesía. A veces estoy de buen humor sin motivo. Aún no pude comprar los lentes de sol que me recetaron hace casi cinco años. Estoy nostálgica por un pasado que nunca fue bueno. Repetidamente sueño cosas de un delirio absoluto. Odio pelear. Me descuido a mí misma. Ya sea por dormir sobre dos tablas o toda enroscada, siempre me duele la espalda. Cada día me siento más tonta, más ignorante, más inútil. Me dan ternura los que van con un ramito de flores para ella. Cuando deambulo por Florida, sé que trazo una línea ondulada sobre una hoja cuadriculada. Añoro el amanecer sobre el mar. No me siento libre. Hay cuatro libros en el estante, en lista de espera, y les tengo muchas ganas. Nadie logra ponerme en pedo. Voy a pasar el invierno sin campera. Mi pelo está más feo que de costumbre, pero a veces lo trenzo un poquito y zafa. Quisiera poder visitar a mi madrina. Me resisto a bañarme con agua fría. Ya no bailo ni con música. No me animo a la balanza. Una muela de juicio no me deja en paz. Comienzo a pensar que evitar los problemas no sirve de nada, porque surgen igual o peor. Me arrepiento de mil cosas. Todo me hace sentir culpable. No tengo fuerzas, ni rumbo, ni futuro. Ni soy feliz.

4 comentarios:

:: BajoYo :: dijo...

Tengo que releerlo, hay tantos hechos en tan pocas palabras...

Es como ver un vómito vivencial (no indico vómito por negativo sino por la fuerza que tiene el texto en sí*)

Linda, no seas tan dura con vos.

*Ahora a quién carajo le importa la conformación del texto eh?

Ro dijo...

Sí, ya sé... vomité y no me dieron ganas de limpiar...

Es el olor a porro, que me hace mal :$

Servidores dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Servidor, I hope you enjoy. The address is http://servidor-brasil.blogspot.com. A hug.

Ro dijo...

Extraño mi palabrita de verificación.