lunes, 21 de abril de 2008

Garçon

Claro... todas alguna vez fantaseamos con cortalo cortísimo. Después recapacitamos, aceptamos que nos va a quedar como el orto y desistimos. Ufa.