jueves, 15 de mayo de 2008

Ah!

Y, curiosamente, dejé de sentirme sola.

No hay comentarios: