sábado, 5 de julio de 2008

Entre otras cosas

Lo malo de esta ciudad es que no hay tantos gatos para acariciar como en Mar del Plata. Y a mí me gustaba eso.

2 comentarios:

:: BajoYo :: dijo...

En el botánico hay muchos gatos, pero hay que cuidarse de no andar acariciando fiambres por error...

También estaba Exedra en Córdoba y Carlos Pellegrini pero no era bien visto por la sociedad andar acariciando gatos de ese lugar...

Ro dijo...

Aidió...