martes, 29 de julio de 2008

No es una cosa

No es el espejo. No es mi ciclotimia. No son mis frustraciones.

Es mi conciencia. Yo sé.


No es la pocilga. No es desafinar. No es perder al ajedrez. No es mi nariz. No es un libro no leído, ni una película no vista. No es la época del mes. No es mi falta de talento. No es no tener plata. No es mi bronca. No es no saber escribir. No es ser morocha. No es llevarme mal con la gente. No es no saber de música. No es la idiotez cotidiana ni las ganas evaporadas, ni los proyectos truncos ni un día más sin rumbo. Es todo. Yo sé.