jueves, 21 de agosto de 2008

Bye bye

Cuando un grande muere joven, nunca sabés si -de continuar por acá- seguiría siéndolo.

¡Yo qué sé si Freddie Mercury seguiría siendo eso que yo amo, o un huraño en su mansión limpiándose el culo con billetes de €1000! Murió siendo un grande y siempre va a ser eso.

Hace como un mes, mi teléfono empezó con síntomas graves: se apagaba, se tildaba, se quedaba el display en blanco, o en negro, o con rayitas. Estaba muy enfermo, el pobrecito. Y la semana pasada lo llevé al médico.

Me ahorro los detalles que incluyen gritos y libro de quejas, para pasar al triste final.

Hoy lo fui a buscar y me dieron la cruel noticia. Mi querido teléfono is dead. Mi teléfono ideal ya no sirve ni para despertador, así que me dieron uno nuevo.

Y tiene, básicamente, las mismas prestaciones -y un poco más-. Pero para mí es una cagada.

Es cero bbbbioletha, el guacho. Cero Ro.

El otro es Freddie. Este es Paul Rodgers.

2 comentarios:

:: BajoYo :: dijo...

Ya era hora de que te dieran el IPhone eh!

Ro dijo...

Ni siquiera :(