domingo, 5 de octubre de 2008

Despedida

Cero tres cincuenta y dos. Domingo. Mc Donald's. Scalabrini Ortiz 2034 reza el ticket emitido hace tres minutos y medio.

En un bolsillo, mi teléfono y una cinta roja que hasta hace 40 pasos sujetaba mi pelo; en el otro, cotillón erótico.

Maquillaje. Comentarios a lo bestia. Boliche. Gritos. Hablar con extraños. Not my style.

Unos nuggets que ni siquiera voy a terminar. Una Coca de las grandes, sin hielo -of corset-. Papas fritas desparramadas por la bandeja. Dos sobres de ketchup, tres de mayonesa. Un sorbete. Ninguna servilleta, porque no hay.

Voy a ver cuánto como. Vuelvo en un rato.


···


Me terminé las papas y un sobre y medio de ketchup. Sólo pienso en vomitar todo eso. Supongo mejor suerte con los cositos de pollo. Veremos.


···


Cinco de diez: soy cincuenta porciento patética. Lo único que me viene muy bien es la Coca Cola. Burbujosa, la guacha.

Y bueno... contaba cosas de esta noche tan poco habitual. Noche de joda, noche de mujeres, noche de boludeo, despedida de soltera de mi cuñada.

Sólo fui porque la quiero, debo admitirlo. Sólo fui porque es ella.

Una porción de pizza, dos porciones de torta, tres vasos de gaseosa y un par de bochornosas prendas constituían mi cena del sábado.

Y como el boliche me cansa, el ruido me cansa, el humo me cansa, la gente me cansa, el boludeo me cansa, me vine a Manolaz hasta que amanezca y pueda volver al PH sin temor a que me viole un taxista o tenga que pernoctar en la puerta de una pocilga inmunda (que -creo- es peor que dormir dentro de ella). Así que tengo como dos ó tres horas para boludear acá; pero este es mi boludeo, no el boludeo común de lengüetear el mismo chupetín que la cuarta parte de Soho. Lugar que apesta, btw.

Entonces ahora me voy a poner a escribir sobre Pipi, que se fue del PH y tengo que contarlo con introducción, nudo y desenlace. Y luego sobre el show de anoche, aunque no recuerdo todas las preguntas. Y luego leeré a Bestiaria, aunque no me gusta porque -palabras más o menos- ya lo leí.

Luego tomaré un latte, emprenderé el camino Palermo-Congreso como mejor me salga y trataré de armar mi mudanza. Porque no quiero pasar una noche más ahí.

Pero eso lo cuento después de que ocurra, mejor.

2 comentarios:

Diego dijo...

Excelente crónica no lineal.

Y las preguntas eran qué, quién, cómo, cuándo y dónde ;)

Ro dijo...

No sé lo que es "crónica no lineal".

Y gracias por el recordatorio.