martes, 18 de noviembre de 2008

Descalza

Llego, me siento en mi escritorio y me saco los zapatos. Y me los vuelvo a poner sólo si tengo que ir a algún lado. Qué placer.

No hay comentarios: