lunes, 15 de diciembre de 2008

Delicado desequilibrio

¿Por qué nosotros, los que disfrutamos de la sorpresa, tenemos que lidiar con ellos, los que quieren saberlo todo?

¿Por qué nosotros, que vivimos la previa como una parte del evento, tenemos que lidiar con ellos, quienes pretender eliminarla de la historia?

¿Por qué nosotros, con nuestra idea de un buen regalo, tenemos que lidiar con ellos, que necesitan arruinarlo por adelantado?

¿Por qué nosotros, los pacientes, tenemos que lidiar con esa otra especie, los ansiosos?

Esto, lejos de ser un delicado equilibrio, rompe todos mis esquemas.

No hay comentarios: