miércoles, 24 de diciembre de 2008

Feliz spam

El próximo mail de felicidades que entre, sin importar el remitente, va a la bandeja de spam. Como castigo.




Por supuesto, decir esto sólo provocó que mi chico me envíe un mail de felicidades, desafiándome. Y no, no lo puedo marcar como spam, porque además es mi jefe.

No hay comentarios: