miércoles, 24 de septiembre de 2008

Dos mil nueve

¿Qué es esta falta de respeto? ¿Cómo que YA hay agendas y calendarios para el próximo año en las librerías?

Me va a dar un ataque. Paren el mundo, por favor.

martes, 23 de septiembre de 2008

2127

Entonces vibra el teléfono en mi bolsillo, chequeo el mensajito y me encuentro palabras bonitas. Respondo con una sonrisa, ahí, parada en la vereda a menos de 15 pasos de la puerta del ph. Mientras presiono send pasa a mi lado un ndm(*) en bicicleta, a los pedos, en dirección contraria hacia donde yo me dirigía, me tira la bicicleta encima y me saca el teléfono de las manos, clavándome una uña durante el proceso. Se ve que le falta práctica, porque me lo sacó pero no lo agarró bien, y mi detestado celular cae en la calle, como a 4 metros de donde yo había quedado petrificada.

Con el cuerpo dolorido, un mínimo rasguño y habiendo recuperado el teléfono, entro a la pocilga y rompo en llanto.



Tres cosas al respecto:

1- La calle estaba llena de gente e, incluso, la vereda donde yo estaba parada tenía varios caminantes rodeando la escena. Nadie me preguntó si estaba bien, siquiera. ¿Están muy acostumbrados a que eso pase o a nadie le importa un carajo?

2- No tengo trabajo (al menos no un trabajo fijo) y el dinero escasea más en mis bolsillos que el agua en medio del desierto. Como salteado, duermo en un lugar espantoso, no puedo viajar a ver a mi gato, me compré el vestido más berreta de mi historia porque no me alcanza para más. Ni se me cruza por la cabeza salir a robar. ¿Tan bueno está, que tantos deciden hacer eso antes que salir a laburar? ¿Por qué la mayoría(**) de los ndm hacen eso?

3- Ya sé que no me pasó nada, que hay cosas peores y sasa sarasa. También sé que tengo que madurar. Pero lloro igual. Por susto, por bronca, porque todo es un quilombo, porque duermo sola, porque los hippies apestan, porque la inestabilidad me mata. Porque sí, por todo, lloro igual. ¿Por qué uso cualquier excusa para llorar por todo lo que está mal en mi vida?



(*) Doy por descontado que se entiende la sigla. Y si no se entiende, usen la imaginación, que para algo existe.

(**) Sí, acá estoy generalizando (aunque no te guste), porque me baso en la propia experiencia. Todos los ndm con los que me cruzo hacen lo mismo.

Porque se me canta

Sí. Invité a comer pizza, pasé por una mesa y olí papas fritas. Y termine combinando muzzarella y jamón con papas fritas. Y ya sé que no pega ni a palos, pero no me importa.

Y ya sé que él, y ella, y él y aquel otro me hubieran dicho que no.

Pero lo hice.

Porque se me canta.

Eleanor

Yo no sé si alguien se acuerda, si alguien de ustedes lo leía o si alguna vez siquiera lo oyeron nombrar. Pero había un blog que se llamaba "Eleanor put your boots on". Y a mí me encantaba. Qué pena que ya no existe ¿no?

lunes, 22 de septiembre de 2008

Hace dos años

Hace exactamente dos años te conocí personalmente. Y a vos también, y a vos. Y a un par más que están en cualquiera. Y a otro par con quienes no volví a cruzar palabra.

Y estos han sido, so far, los mejores años de mi vida (sí, aún con toda la mierda y con lo poco que tengo; aún con mi persistente ciclotimia y mis ganas de asesinar a un hippie).

Gracias a vos. Y a vos, y a vos. Y creo que gracias a mí también, un poquito.

martes, 16 de septiembre de 2008

Sin cena

A quien le haya retirado el envoltorio y, con sus mugrientas manos de drogadicto miserable, haya revuelto el contenido del recipiente que contenía fiambres y quesos varios, le deseo una muerte lenta y dolorosa.

En contra de mis principios

La toga jedi resultó un poquito escotada. Y roja.

sábado, 13 de septiembre de 2008

PH vacío

Se fue Pipi, se fue Gina. Se fue Pablo, se fue Nico, se fueron tantos otros. Y se van a seguir yendo, porque este lugar no da para más.



Las imágenes dicen bastante, creo.

viernes, 12 de septiembre de 2008

Bye

Llego a la tardecita y el ph es un desierto: todas las camas sin sábanas, todas las cosas en bolsas, todas las voces ausentes.

Me siento en mi cama mirando las fotos que pegué en la pared hace como 11 meses. Agarro una revista vieja que hay sobre la cama de Pipi y paso las hojas sin prestar mayor atención.

Guadalupe irrumpe en la habitación alrededor de 20 minutos más tarde y, como siempre, me cuenta las noticias: que la cuota aumenta el mes próximo, que la dueña no quiere a nadie más ahí, que se están yendo todos, que volvió sólo para despedirse de mí.

Y jodemos un poco, nos pasamos todos los contactos del mundo y me dice que me quede con la revista, que ella ya la leyó toda.

Me abraza y se va.

Y se me caen las lágrimas.

jueves, 11 de septiembre de 2008

Por un choclo

Resulta que me encontraba yo, muy ansiosa, malhumorada y carbohidratos-less, paseando por Jumbo en busca de magros nutrientes. Ya tenía cosas rojas, verdes, blancas. Pero faltaba.

Fue amor a primera vista: todo brillante y amarillísimo; si fuera un pigmento, sería el complemento perfecto de mi violeta favorito.

Redireccioné mi carrito con la intención de llevarme ese preciado vegetal. Me posiciono al lado de la góndola, estiro la mano, lo agarro y una viejademierda (*) lo agarra al mismo tiempo.

"Es mío", le dije.

A la fuerza, lo amontonó con sus demás mugres. Me indigné.

"Era mío", le repetí, haciendo un esfuerzo por obviar sus toallitas de segunda marca mientras rescataba mi cena.

"arrrg#sjaaak¬heeed$+^ooohggo**lllhooªjgaaaah", murmuró en una mezcla de tano y swahili; seguro me hizo una brujería, la muy trola.

"¿Vos estás loca? ¡Andá a cuidar a tus nietos!", le vomité.

"VOS estás loca. No te podés pelear por un choclo, nena", sentenció.

Mute. Mute. Mute. CaradeortoquesevedesdelaChina.

"VOS EMPEZASTE!", le grito.

Mute. Mute. Mute.

"Tiene razón", pienso (**). Me alejo sin mazorca. Acto seguido, libero tomates, manzanas, bananas, pepinos, ajos, cebollas, naranjas y lechugas, quienes habían sido víctimas de asfixia con bolsita en manos de una psicótica.

Y aquí estoy, haciendo la dieta de las Junglitas (***).



(*) No era muy vieja; capaz que no pasaba de 35. Pero si te peleás conmigo entrás en una de dos categorías (o las dos, si lo ameritás): viejademierda o gatobarato.
(**) Tiene razón en que no puedo pelearme por un choclo. Pero ella empezó.
(***) Para el casamiento de mi cuñada, una toga jedi me va a quedar genial.

martes, 9 de septiembre de 2008

Shit

Prohibidas las galletitas. Aprobado el edulcorante. Nunca más un caramelo. Avanti con la pechuga grillé. Helados al olvido. Bienvenido sea el queso. Adiós a la comida chatarra. Amigate con las proteínas, gorda.

Estoy psicótica, sepanló.

Y eso que empecé hace como 12 horas o algo así, pero el firme propósito de entrar en un vestido decente me recuerda que no voy a comer algo rico en 40 días. Shit, shit y recontra shit.

Estar a dieta es la peor mierda del mundo.

sábado, 6 de septiembre de 2008

Picture

I love your fog and your sea and your grey and your lines. And your hugs and your talk and your drawings and your voice. And your jokes and your laugh and your mind. And I love you.

miércoles, 3 de septiembre de 2008

Espiones

- Google se niega a ayudarme: me cuesta entrar a mi mail, no puedo postear, una mierda todo. Y mi paranoia de cambiar las contraseñas todo el tiempo no ayuda.
- ¿Por qué la paranoia? ¿quién puede estar espiándote?
- No lo sé, pero esto de usar tantas máquinas me genera desconfianza.
- Pero si tenés tu vida en Google, y Google sabe todo sobre vos... Saben quién sos, a qué te dedicás, dónde vivís, qué posición te gusta. Google lo sabe todo. Y te observa.
- Google me importa un demonio. Lo que no quiero es que lo sepan los hippies.

martes, 2 de septiembre de 2008

One day more