domingo, 18 de enero de 2009

¿En qué ando?

Me pongo a pensar en qué ando, a raíz de un blog que sigo.

Y descubro que ando tejiendo, a ver si el proyecto que tenemos rinde frutos. Mis ojotitas se arrastraron un par de cuadras por Scalabrini Ortiz, a por agujas en buen estado y un par de ovillitos de oferta. Le pedí a mi madre una encomienda con mis revistas de tejido, y la zarpada llenó la caja con hilados de todos los colores. Una loquita, pero lo hace con amor.

También ando leyendo un poco; el segundo de los libros que me regalaron los Reyes, y además tengo en el estante un montonazo de pendientes:
  • ¡Gritad! La verdadera historia de los Beatles
  • Fahrenheit 451
  • De lo bello de las cosas
  • Lolita
  • Breve tratado de la pasión
  • Crónicas marcianas
  • De la Tierra a la Luna
  • El resplandor
  • El fantasma de Canterville
  • Ceremonia secreta
  • El santuario y otros cuentos
  • La invención de Morel
  • El curioso incidente del perro a medianoche
  • Cuentos que me apasionaron (una antología de Sábato: no de sus propios cuentos, sino de los que amó).
Voy a leerlos en ese orden, que es como vienen en el estante (ok, lo admito: hice trampa... el de los Beatles estaba como 6º o algo así :$).

Por otra ventanita ando viendo películas. Para entender un poquito más de todo, amén de regocijarme el alma y las pupilas. Ciencia ficción e infantiles (Pixar, sin palabras) son las grandes promesas de mi verano 2009. ¡Ah! Y fuimos al cine y vimos Australia, que me encantó y estoy toooodo el día canturreando ♫♪ ♪ Sóooomuer ou ver-de-rein-bou ♪ la la laaaa ♪♫ ♫ ♪

Seh, esa es otra: perdí toda vergüenza de cantar en algún lugar que no fuera la ducha. Lo hago mal y lo sé, pero me la banco. Soy un desastre con actitud.

¿Qué más? Dieta disociada. Después de tres años me pesé y dije basta, así que eliminamos todo cristalito de azúcar y todas las harinas habidas y por haber de nuestra ingesta diaria. Sueño con un 188 de Carlitos como si fuera agua en medio del desierto.

Además hice una tregua con el sol: vos no te zarpás, yo me meto a la pileta. Pero el señor no es de fiar, y anoche tuve que dormir boca abajo todo el tiempo; para colmo de tonterías, la única crema hidratante que tengo es una que tiene brillitos, así que ando a plena luz del día como si fuera Britney. Un despropósito para mi imagen de chica centrada :P

Y de todo esto hay una sola cosa que no me gusta: tantos días y sin fotos. Ni una macro... nada. Debería hacerlo, porque lo disfruto. Es el plan para estos días.

Otra cosita en mi "To do list": practicar y practicar y practicar Photoshop. Debo decir (no me crean mucho, que sino no paso por la puerta) que liquidé dos flyers en tiempo record, y uno quedó bastante bien -a mi criterio-. Lo que quiero es incorporar nuevas herramientas, pero con un nivel de perfección equiparable a mi dominio de Corel. Menos es inaceptable para mis obsesiones.

En un par de días tengo que leer esa novela que aún nadie leyó. Qué placer, su sueño cumplido. Qué placer estar ahí para abrazarlo.

Deber por sobre todas las cosas: exprimir los clasificados. Esto sí que me tira abajo. Ya veremos qué resulta.

En menos de un mes es nuestro segundo aniversario y en menos de sesenta días, cumplo años yo. Estoy mucho mejor de lo que creía, mucho peor de lo que esperaba. Pero bueno, es el primer verano que me gusta en tantísimos años. Mis 27... capaz que los festejo y todo.

No hay comentarios: