martes, 31 de marzo de 2009

El aleph

A una cuadra del tren, a una cuadra del colectivo, a cuatro cuadras del subte.

Primer piso, por escaleras o ascensor.

Escritorio enorme, de espaldas a una pared y al lado de una ventana por donde entra aire y mucha luz.

Una compu que es un avión.

Sólo tres compañeros de trabajo, de los cuales dos son los jefes y la tercera es la recepcionista.

La mejor onda, el mejor ambiente.

Y diseñando, como si todo el resto fuera poco.


¿Falta mucho para despertarme? This is a fucking dream job. Cannot believe it yet.

4 comentarios:

La Peque dijo...

No sabe que contenta me pone!
Congrats!!!

La Peque dijo...

Sepa que usted trabaja muy muy cerca del trabajo (un bar privado y preciosísimo con una puerta secreta sobre juramento)de mi ex al que le quiero mandar un sicario. Tal vez me pueda hacer el mandado en su hora de almuerzo.

;)

Ro dijo...

¿Vale la pena gastar recursos en asesinar idiotas?

En todo caso, siéntase bien: yo a mi ex no pretendo matarlo, ni nada. Es tan pero tan basura que simplemente no quiero volver a saber de él en toda mi vida.

Algo bien debe haber hecho el suyo.

Diego dijo...

Un Aleph es un punto en el universo donde confluyen todos los demás puntos.

Quizás, sólo por esta vez, Georgie Borgés tuviera algo de razón ;)