domingo, 14 de junio de 2009

Tres semanas

Durante las próximas tres semanas tengo que hacer malabares para que mis nervios no me jueguen una mala pasada. Tengo que mover fichitas si quiero que mi vida no se desmorone en cuarenta minutos. Tengo que aprender a mandar a la mierda elegantemente, y a resignar nuevamente el sueño.

Durante las próximas tres semanas tengo que evaluar opciones para ver hacia dónde me dirijo (si es que me dirijo hacia algún lugar). Tengo que confiar en un par de personajes y desconfiar de mí misma. Y luego, volver a confiar en mi nada.

Durante las próximas tres semanas tengo que preparar una serie de regalitos que ya no tengo ganas de hacer. Tengo que obviar un llamado de larga distancia para el día del padre, tengo que modificar mis planes para ajustarme a los tiempos de otro, como de costumbre. Tengo que seguir pretendiendo que todo va a estar bien, cuando las cosas se caen a pedazos.

Y como si fuera poco, durante las próximas tres semanas tengo que mantenerme lejos de cualquier afección que me tire en la cama y no me permita someterme a la tediosa y deprimente experiencia que representa una mesa de examen.

4 comentarios:

La Peque dijo...

Ya (please) me cuenta examen de qué!

Si, es tedioso y deprimente pero también da cosquillas es la barriga por lo que viene, verdad?

Ro dijo...

Ay, Miss Peque... examen de taekwondo. Una vaca rindiendo examen de taekwondo!

El tema me tiene absolutamente de los pelos.

Diego dijo...

En el mejor estilo vocero de la Casa Blanca, sólo voy a agregar:

"No comments"

Luv u

Ro dijo...

Luv u 2