martes, 18 de agosto de 2009

Pensalo bien

Porque, si te agarro, no te van a quedar ganas (ni oportunidades) de volver a cagarme.