lunes, 16 de noviembre de 2009

Sábado

0920AM
Me despierto antes de tiempo. Me siento fatal. Arriba, a planchar el dobok, a buscar el resto de la ropa, a despertarme, a preparar té y café.

1000AM
Café a la cama, pero no: “veinte minutos más”.

1025AM
Dale, hay que llevar a Jadzia a la veterinaria.

1100AM
Turno para el sábado 28. Vamos a comer algo.

1140AM
Brunch.

1250PM
Vamos a cambiarnos, así salimos a horario.

0120PM
¿Te falta mucho?

0135PM
Llegamos al gimnasio media hora antes de la hora maldita. Pago el derecho de examen.

0140PM
Me toma menos de diez minutos peinarme. Me pongo el dobok.

0150PM
Me estoy atando el cinturón y se me aflojan las piernas.

0205PM
Para cuando me puedo levantar y sostenerme, el examen ya empezó.

Entro al dojang, hago el primer movimiento de la entrada en calor y se me rompe el pantalón. En el culo. Y los que están sentados viendo el examen, se ríen de mí.

Se me empiezan a caer las lágrimas mal. “Me voy corriendo”. No, me quedo. No tengo más ganas de pelear por este examen de mierda. “No, me voy, no doy más”. Me quedo.

Como a los diez o quince minutos de que empezó el examen, me siento mal nuevamente y dejo de oír. Me limito a imitar lo que veo, porque escuchar... nada.

Para cuando se me pasa, me hacen hacer esa patada en cuatro tiempos. Esa que no tengo idea.

De ahí en adelante, sólo recuerdo que hice todo al cincuenta porciento, que cuando me pusieron enfrente a un cinturón negro me taré y no hice nada, que me equivoqué en el hyon y que en cuanto terminó el examen abandoné el dojang inmediatamente.

0730PM
Merienda.

0800PM
Aparición estelar del primer guitarrista, que llega media hora temprano.

0900PM
Vamos. Comemos en Creciente.

1130PM
Show.

0300AM
¿Vamos a tomar helado?

No, please. Vamos a dormir.

No hay comentarios: