sábado, 17 de abril de 2010

GPS

Ayer a la tarde hice un viaje en colectivo de una hora y media. Subí, saqué boleto, al rato me senté, saqué mi libro de turno y me puse a leer. Una sola vez en todo el viaje levanté la vista para saber por dónde iba, cuánto me faltaba. Miré por la ventanilla menos de medio segundo, y me ubiqué como si estuviera en Mar del Plata.

Fue raro, lo reconozco: mi GPS empezó a funcionar en esta ciudad.

No hay comentarios: