sábado, 12 de junio de 2010

Llorona

Ando bastante emocionada por todo esto de la pronta mudanza. Y mirando la nada comencé a pensar en todo lo que pasamos durante los últimos tres años. Qué hicimos y cómo. Dónde estamos. Quiénes estuvieron ahí.

Y pensando en esas personas geniales, recordé aquella andanada de mails bonitos. Los releí y me puse a llorar como una tonta.

Qué felicidad, toda esta gente que hace la vida más linda.

No hay comentarios: