jueves, 10 de junio de 2010

Qué sé yo...

A mí las celebrities suelen importarme poco y nada (más nada que poco). No quiero oír sobre ellos, no me interesa saber qué fuman, dónde veranean ni con cuánta merca se dan. Me ponen de muy mal humor aquellos que están pendientes de lo que pasa en la tele, de quién sale con quién, de qué bicho se pegó uno u otro. Pierden el tiempo los que pretenden hablar conmigo de la recuperación de uno, de los hijos preciosos de otra, del nuevo protagónico de aquel otro.

Pero debo admitirlo: me da muchísima pena lo de Cerati. Por el talento, vamos... que el tipo fue un genio, y a mí me hubiera encantado verlo en vivo alguna vez.

1 comentario:

Soloveo Paredes dijo...

a mi tambien me da pena. por sus hijos y su mujer.
y por el.
un beso,.