domingo, 18 de julio de 2010

Oriente

Oriente: del latin orĭens, participio de orīri: aparecer, nacer.

La tarde del día más frío del año me encontró tomando el té con desconocidos.

"No te preocupes por un resultado, disfrutá del proceso". "Cada movimiento, por ínfimo que parezca, es importante, y no se puede avanzar sin él". "No trates de entender: hacé. Después de hacer y hacer y hacer muchas veces, eventualmente, cuando estés lista, vas a entender".

La misma filosofía para dos disciplinas que yo creía tan dispares: fui a un seminario de origami que me ayudó tanto en mi práctica de taekwondo que... no sé, debería dejar de creer en las casualidades.


Estos orientales son increíbles.

2 comentarios:

Shimmy dijo...

No te puedo creer que fuiste a un curso de Origami. Me mata la envidia. Aca no hay de esos cursos. Lo mas parecido que hice fue papercraft que mas se parecia a un rompecabezas que a papiroflexia. En fin, que bueno que te hay aservido.
Salute

bakincep: parte de atras o espalde de algunos inceptos.

Ro dijo...

Shimmy, cuando vivía en Mar del Plata, me moría por hacer un montón de cursos, así que ahora estoy aprovechando el tiempo perdido y la distancia ganada. Que no te mate la envidia! Tal vez dentro de un tiempo tengas tu origami :)

Ah! El domingo te hice caso y cociné una torta de feliz nocumpleaños :D