domingo, 5 de septiembre de 2010

Frustraciones

El viernes a la tarde pasé por el Colón y, en la puerta, había un par de nenas con medias rosas debajo del uniforme (y piernas musculosas, esos gemelos que se notan a una cuadra), listas para entrar a la escuela.

Me agarró un odio monumental.

2 comentarios:

Soloveo Paredes dijo...

Seguramente tendras otras cosas que esas chicas estan muy lejos de tener. Te digo una sola: experiencia. Y solo el tiempo nos muestra cuanto vale.

beso

Ro dijo...

Probablemente tengas razón, pero haber dejado la escuela de danzas es -creo- la mayor frustración de mi vida.

Beso, Sol, buena semana :)